¿Qué puedo hacer si no tengo mi marca registrada y un tercero la registra?

¿Qué puedo hacer si no tengo mi marca registrada y un tercero la registra?

Registrar tu marca en uno de los pasos iniciales que puedes dar al momento de emprender un negocio ya que estarías comenzando con buen pie un proyecto que podría marcar la diferencia en tu vida y en la de muchas otras personas.

Las ventajas de tener una marca registrada son muchísimas, entre ellas está el poder diferenciar tus productos o servicios con el de tus competidores, apalancarse de las ventajas que tiene contar con una marca y además tener la protección legal que la ley otorga.

Sin embargo, lo contrario también es cierto. Iniciar un negocio y hacerse un hueco en el mercado sin registrar una marca comercial, te puede colocar en una mala posición donde tendrás muy pocas posibilidades.

Una de esas situaciones no deseadas es cuando emprendemos un negocio sin registrar una marca comercial y posteriormente un tercero si la registra. En esos casos es normal preguntarse…

¿Qué puedo hacer si no tengo mi marca registrada y un tercero la registra?

Tal y como hemos mencionado anteriormente, registrar una marca le da a la empresa diversos derechos legales, entre ellos el de impedir que terceros comercialicen productos similares con esa misma marca o en su defecto haciendo uso de una marca comercial que sea muy parecida que logre confundir al mercado.

Es por ello que si tu empresa no registra tu marca, es probable que otras empresas, organizaciones o instituciones puedan hacer uso de tu marca no registrada para sus propios productos, quizás usando el mismo logo o uno parecido que induce a confusión.

Por otra parte, también tus competidores se podrían aprovechar desarrollando una marca parecida o extremadamente similar a la tuya y apalancarse de tu reputación y de las relaciones que has desarrollado con tus clientes y socios comerciales.

Esto puede traer como consecuencia una reducción de las ganancias de la empresa y confusión en tus clientes, además de traer un gran daño a tu reputación, imagen y a la proyección que puedas llegar a tener en el mercado sobre todo si los productos rivales son de una calidad inferior a la que tú ofreces.

También es importante resaltar que cuando una marca goza de buena notoriedad entre los consumidores se pueden utilizar con el fin de obtener apoyo y financiamiento de instituciones financieras, que cada día son más conscientes de que el éxito comercial de los negocios en gran parte se debe a las marcas. Por estas razones, es sumamente aconsejable registrar una marca.

Cuando no cuentas con un registro comercial, estas expuesto a escenarios en los cuales no podrás hacer absolutamente nada. Por un lado un tercero puede comenzar a hacer uso de tu marca y no puedas impedírselo.

Definitivamente eso puede colocar a tu negocio en una muy mala posición. Pero existe un escenario aún peor si no registras tu marca. Este escenario se da cuando un tercero registra tu marca y además te obliga a dejar de usarla porque estás infringiendo una marca previamente registrada.

Básicamente lo anterior significa un duro golpe para tu negocio puesto que perderás toda la reputación y el prestigio que te has labrado en el mercado con tanto esfuerzo. Aunque hayas construido la marca, el mercado te conozca y tus clientes estén satisfechos con tus productos o servicios, ya no podrás hacer uso de la marca que tienes actualmente.

En el primer escenario planteado, cuando un empresario no hace el registro de su marca, simplemente no puede impedir que terceros lo utilicen. Esto de por sí ya es muy perjudicial puesto que un tercero se aprovecharía de tu reputación sin haber trabajado en absoluto para conseguirla.

El segundo escenario donde un tercero registra la marca y te obliga dejar de usarla es devastador en realidad. En este caso el tercero no sólo aprovecha la situación anterior, sino que te obliga dejar de usarla y cambiar de nombre. Eso trae como consecuencia que debas cambiar el rótulo de establecimiento, cualquier papelería donde aparece su marca, anuncios que realices en el futuro y muchísimas otras cosas más.

Mientras no cuentes con un registro de marca en INAPI, cualquier otra persona puede adueñarse de tu marca y aprovecharse de tu trabajo. Ahora bien, existen ciertos mecanismos que te permitirán revocar una marca en caso de que la tengas registrada. Por ejemplo, el procedimiento de Nulidad de Registro de una marca. Esta es una de las opciones más utilizadas para el revocar el registro de una marca de un tercero que consideres que afecta tus intereses.

¿En qué consiste el procedimiento de nulidad de registro de una marca?

Esta acción legal, tiene como finalidad dejar dejar sin efecto alguno cualquier registro o inscripción, que aunque se haya realizado de forma válida, ha sido concedida adoleciendo de un vicio. Las prohibiciones que pueden dar origen a un procedimiento de nulidad, se establecen en la LPI en sus artículos 19° o 20° . Cualquier violación de las normas allí establecidas, abrirá la posibilidad de revocar una marca registrada de un tercero.

También la oposición al registro de marca de un tercero, es una de las opciones más efectivas al momento de revocar una marca. En el siguiente artículo de nuestro blog, podrás ver otros mecanismos legales disponibles, en caso de que un tercero registre una marca que te afecta directa o indirectamente: ¿Cómo puedo revocar una titularidad de una marca a un tercero?

Evidentemente, la mejor forma de responder ante el registro de una marca de un tercero que te pueda perjudicar, es tomando medidas que te protejan legalmente, antes de que una situación así se presente. Para ello, te invitamos a contactar con Protegemos tu Marca, donde te ayudaremos en el proceso de registro de tu marca comercial y cuentes con toda la protección legal que sólo las marcas debidamente registradas tienen.

Expresa tu reacción
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry
No Hay comentarios

Publica un comentario